Taganga

Taganga, es un corregimiento pesquero y la opción preferida de los mochileros, hogar de 3000 personas que disfrutan en su cotidianidad de los hermosos paisajes que se pintan en la inmensidad del mar haciendo perfecta sincronía con la arena y el cielo. Este es considerado el destino base para mejorar el condicionamiento físico, puesto que puedes conocer más playas caminando entre sus entornos y montañas áridas y luego cambiar a aventuras con entornos naturales más rústicos como el Parque Tayrona, Ciudad Perdida e inclusive la Sierra Nevada de Santa Marta.

Tiene una tradición pesquera que se remonta a los años anteriores a la Colonia, y una turística que data de la década de 1960, aproximadamente. Es una ensenada rodeada por montañas que se encuentra entre la bahía de Santa Marta y el Parque Natural Nacional Tayrona. Asimismo, constituye parte de la Unidad Ambiental Costera de la Vertiente Norte de la Sierra Nevada de Santa Marta (UAC-VNSNSM), la cual se extiende desde la desembocadura del río Ranchería (departamento de La Guajira) hasta la desembocadura del río Córdoba en Ciénaga (departamento de Magdalena), teniendo como límites norte y sur, el mar Caribe y el sistema montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta, respectivamente (INVEMAR, 2008).

Este bello lugar se encuentra a 15 minutos de Santa Marta, partiendo de del Centro Histórico de la ciudad, para transportarte a él cuentas con dos opciones, la primera opción es más rápida, tomando un taxi que cuesta aproximadamente $12.000 COP o la segunda opción, un bus que pasa por la carrera 5ª del Centro Histórico, este posee un anuncio que dice ‘Kra 11 Taganga’ y tiene un valor de $2.000 COP. Al llegar podrás sentir el ambiente caribe en sus calles, el olor a sal marina, además encontrarás restaurantes que tienen como único objetivo deleitar con deliciosos platos, donde los mariscos como fruto del mar, son los protagonistas, y todo esto a la orilla del mar contemplando las puestas de sol de sus playas encantadoras. 

Su mayor atractivo es Playa Grande, accedes a ella caminando a través de un sendero ecológico que atraviesa la montaña, esforzaras un poco tu cuerpo y probarás tu estado físico, pero el majestuoso paisaje que apreciarás una vez que estés arriba será tu recompensa. Por otro lado, si lo que deseas es disfrutar de una playa un poco más exclusiva, Playa Cristal es el lugar que debes visitar, su ambiente verdaderamente relajante y su agua cristalina, la hacen un lugar mágico, que sin duda no puedes quedarte sin visitar. 

El océano es el gran anfitrión de este corregimiento, todo gira en torno a él, tanto para sus habitantes que en su gran mayoría se dedican a la pesca, como para los visitantes que llegan a Taganga buscando vivir con él grandiosas experiencias, y es que las actividades para disfrutar son infinitas, puedes simplemente relajarte con el vaivén de las olas y viendo su inmensidad, conectarte con la vida marina practicando buceo o Kayak, canopy estos te ayudarán a descubrir lugares exóticos.

Si eres más de planes nocturnos, tienes una variedad de discotecas y bares por visitar en Taganga para bailar o simplemente sentarte y tener una agradable conversación mientras compartes una bebida con tu pareja o amigos. Además, cuentas con muchas opciones de hospedaje, para todo tipo de ocasiones y presupuesto. 

En definitiva, Taganga es de los destinos más llamativos y visitados de Santa Marta, por la calidez de su pueblo pesquero y la infinidad de planes que te llevan a vivir maravillosas experiencias.

Sierra Nevada

La Sierra Nevada de Santa Marta es una estrella hidrográfica y un destino turístico monumental, donde se entrelazan la majestuosidad de la naturaleza y la sabiduría indígena este territorio natural cuenta con lagunas, páramos y los nevados y los cuatro pueblos indígenas que lo habitan y lo resguardan siendo los Kogui, Arhuaco, wiwa y Kakuamo. Cada paso hacia su interior es un encuentro con uno de los lugares más bellos y únicos en el planeta. 

Se ubica en el norte de Colombia, entre los departamentos de Magdalena, La Guajira y Cesar. A solo 42 km de las playas se encuentran los picos nevados Colón y Bolívar, con 5.775 y 5.560 metros sobre el nivel del mar, que hacen de la Sierra Nevada de Santa Marta la montaña costera más alta del mundo. Esta imponente montaña tiene todos los pisos térmicos, desde el cálido seco hasta las nieves perpetuas, ahí, de su deshielo nacen lagunas y ríos, a 3.000 metros sobre el nivel del mar. 

Al ser hogar de comunidades indígenas y contar con una variedad de ecosistemas, pisos térmicos junto al mar, tener una belleza encantadora y albergar en ella una riqueza histórica y cultural, fue declarada Reserva de la Biosfera y patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1979.

Además es uno de los sitios más irremplazables en el mundo para las especies amenazadas. Según el estudio publicado en la prestigiosa revista Science. 

Para dirigirse a esta cuna de tesoros naturales y culturales solo basta con visitar alguno de los departamentos antes mencionados. Los viajes de acercamiento para realizar campamentos y escalar son de extensas caminatas por zonas boscosas de difícil acceso. Si te atreves a emprender esta desafiante aventura, recuerda que es necesario que vayas acompañado por un guía, además que poseas experiencia, equipo apropiado y condición atlética excelente.

Dentro de este macizo montañoso se encuentra el Parque Arqueológico Teyuna “Ciudad Perdida”, el cual es administrado por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia – ICANH. Un área de particular belleza paisajística, considerada el corazón y lugar sagrado de los cuatro pueblos indígenas, con ellos podrás conocer el gran significado cultural que se alberga en este lugar, las tradiciones, costumbres e historias de sus ancestros te dejarán maravillado.

En la Sierra Nevada nacen las aguas que abastecen los acueductos de todos los asentamientos que la circundan. Sus densos bosques tropicales te enamoraran, podrás adentrarte en ellos y sentir la conexión de la naturaleza de una manera mística, es ahí donde los animales se albergan. 

En estos recorridos no se consigue comida, hay que llevar equipo de cocina y alimentos. Se recomiendan granos, verduras y frutas, sal, panela, granola y en general víveres de alto contenido proteínico y calórico. Algunas de las recomendaciones que debes tener en cuenta antes de visitar este maravilloso lugar son: vacunarte contra el tétano y la fiebre amarilla, llevar botiquín de primeros auxilios. Debes contar siempre con un guía y con equipo completo de alta montaña, hamaca, saco de dormir o frazadas y preferiblemente utilizar camisas de manga larga y pantalones gruesos. 

Hay épocas en que la Ciudad Perdida permanece cerrada para los visitantes, por lo que es conveniente consultar al Instituto Colombiano de Antropología y al Ministerio del Medio antes de disponerse a realizar su visita. 

Todo lo que la Sierra Nevada alberga la hace un lugar único para visitar, anímate a conocerla, este sitio místico te envolverá en sus majestuosos paisajes de bosques tropicales y gran contenido histórico y cultural invaluable.

Santa Marta

Santa Marta es hoy el epicentro de desarrollo turístico de la región Caribe. Sus paisajes biodiversos y sus sitios cargados de historia y cultura, la convierten en uno de los atractivos preferidos de los turistas nacionales y extranjeros. Es una ciudad mística que hechiza a sus visitantes, con sus maravillosos lugares, sus playas de ensueño, su patrimonio arquitectónico inolvidable y múltiples tradiciones ancestrales dentro de sus pueblos indígenas, la hacen un destino que no te puedes perder.

A la capital del Magdalena se puede llegar vía aérea por medio del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y lo operan las principales aerolíneas con vuelos en Colombia y por vía terrestre se comunica por la Troncal del Caribe que reúne a las principales capitales del caribe como Riohacha, Barranquilla y Cartagena. También, se comunica con la Troncal del Magdalena y numerosas ciudades del interior del país, entre ellas Bogotá.

Hoy en día forma parte de las ciudades más visitadas por extranjeros pero también por colombianos de diferentes rincones del país. Santa Marta es una de las ciudades privilegiadas por contar con una red de ecosistemas única en el mundo; esta zona de Colombia cuenta con altas temperaturas de la Sierra Nevada, y comparten escenario, con playas màgicas como las del Parque Nacional Natural Tayrona, enmarcadas por una naturaleza virgen y exuberante y reconocida entre las más bellas del mundo. Una ciudad perfecta para hacer diferentes clases de turismo con diferentes alternativas: ecológico, cultural, histórico, gastronómico, de aventura, arqueológico o de simple descanso.

Para las personas desean redescubrir la historia de Santa Marta, las calles del Centro Histórico de la ciudad, serán el abrebocas perfecto para un recorrido lleno de historias con escenarios coloniales como el de la Catedral, los museos y el Malecón de Bastidas, donde además de disfrutar de una tarde deliciosa, podrás gozar de un romántico atardecer en compañía de este ambiente veraniego y los habitantes de la ciudad. ¡Un dato! No dejes de visitar la quinta de San Pedro Alejandrino y el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, dos lugares emblemáticos que serán la cuota perfecta para conocer una parte de la historia de esta ciudad.

La Catedral de Santa Marta es famosa porque en algún lugar de su edificación, está escondida una pequeña urna que contiene el corazón y las entrañas del Libertador Simón Bolívar, la cual fue entregada por los representantes del gobierno Venezolano que vinieron el 20 de noviembre de 1842, a llevar los restos del héroe americano, como una muestra de gratitud a la ciudad que generosamente le ofreció su tierra para morir, y que después lo mantuvo bajo su cuidado 11 años, 11 meses y 3 días. La Catedral es conocida también como la Basílica menor.

Dirección

Está ubicado en la carrera 5 # 16-30.

Horario de atención

Todos los servicios litúrgicos se prestan de lunes a sábado de 12:00 m. a 6:00 p.m. Domingos y lunes festivos de 7:00 a.m. a 10:00 a.m.

Rodadero

Este destino es uno de los más adorados por los visitantes, sus bellas playas de arena blanca, su clima tropical, su infraestructura hotelera y los innumerables planes que se pueden realizar en sus alrededores son los más apetecidos por los viajeros. Recibe ese nombre por los lugareños debido a la montaña de arena adyacente a la playa que en los años 60's que era utilizada por los bañistas para descender rodando desde su cima, hasta caer en las cristalinas aguas. 

El Rodadero cuenta con un ecosistema marino muy diverso, podrás encontrar diversidad de playas donde relajarse y descansar como Cabo Tortuga, Playa Blanca; también tienes a tu disposición el acuario y el Museo del Mar por si deseas conocerlos y las especies que albergan, realizar deportes de aventura y náuticos como la navegación, vela, flyboard, la pesca submarina, el esquí, entre otros.

Y es que en un día de calor no hay nada más placentero que disfrutar de la fría agua salada mientras entre tus pies se desliza la arena fina, también puedes quedarte en la orilla disfrutando de la hermosa vista y dándole a tu cuerpo un buen bronceado o aprovechar la corriente tranquila del mar. Cuenta con numerosos hoteles, restaurantes, bares y discotecas de todos los precios y para todos los gustos, lugares en donde podrás disfrutar de la ciudad, la compañía de su gente cálida y los ritmos musicales propios de toda la región del Caribe. 

Para llegar a este maravilloso destino lo puedes hacer de dos formas puedes optar por ir en bus, que una de las opciones más económicas, dependiendo en qué lugar de la ciudad te encuentres, la otra opción es elegir un servicio de taxi que es un poco más costoso pero más rápido de llegar a tu lugar de destino. Otro aspecto importante es que el bus te deja a unas 4 o 7 cuadras de la playa, mientras que el taxi te dejará en la carrera 1 del Rodadero (al frente de la playa).

No cabe duda de que Rodadero es un lugar muy visitado por todos los planes maravillosos que brinda y las increíbles experiencias que puedes vivir en él, relajación, diversión, rumba, aventura, desconexión, alegría, conocimiento, historia y mucho más.

La vida nocturna es agradable debido a la gran cantidad de sitios de interés público que tiene para ofrecer a sus visitantes, también está la opción del paseo por el camellón para escuchar música, comprar artesanías, paseos en caballo por las calles y disfrutar del paisaje en general.

Parque Tayrona

El Parque Nacional Natural Tayrona se encuentra en Colombia, en el departamento del Magdalena a 34 kilómetros de la ciudad, justo en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, la montaña costera más alta del mundo. El paisaje natural encuentra su máxima expresión en el parque, con una extensión de 15 mil hectáreas, de las cuales tres mil son marinas. 

Posee una diversidad de características naturales –bosque espinoso, seco, húmedo y nublado tropical, playas, litorales rocosos, lagunas costeras, manglares, fondos sedimentarios, arrecifes coralinos y pastos marinos-, y culturales –en su interior se encuentran importantes sitios que atestiguan la presencia humana desde épocas remotas “Pueblito o Ciudad Chairama” que congrega una serie de terrazas, viviendas y senderos internos, lugar sagrado para las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta-.

Para llegar al Parque Tayrona existen varias opciones, transporte terrestre y marítimo, si estas interesado en conocer este lugar debes decidir por cuál entrada vas a hacer tu ingreso al Parque. Esto dependerá del grado de estado físico que tengas y el nivel de aventura que quieras para vivir la experiencia Tayrona.

Lo principal es; si vas a ir por tierra, llegar al Mercado Público de Santa Marta, donde deberás abordar buses de color verde con blanco, que van en dirección a la Guajira. Te será fácil ubicarlos, ya sea por el color, por los ayudantes que estarán gritando “Parque Tayrona, Palomino” o por todos los turistas que veas con vestimenta de aventura. El trayecto tiene una duración de 40 a 50 minutos aproximadamente. Si decides utilizar el transporte marítimo, debes dirigirte a Taganga, desde donde salen lanchas rumbo al Parque Tayrona.

Desde Santa Marta hasta el Zaino (entrada del Parque Tayrona) en carro es aproximadamente 45 minutos a 1 hora. Allí se compra la entrada. Luego del Zaino al Parqueadero de Cañaveral son 15 minutos en carro. Estando en este lugar deberás caminar hasta la playa arrecifes por un sendero ecológico por aproximadamente una hora, el cual se puede reconocer fácilmente y no se necesita guía, al llegar a la playa si desean acampar allí hay varias zonas de camping una se llama Don Pedro que es la más recomendada son muy sencillas pero acogedoras. También puedes visitar otras playas como Cabo San Juan, Playa Cristal, Neguanje, Chengue, Cañaveral, Playa Nudista entre otras…pero debes tener en cuenta que para llegar a ellas debes realizar caminatas.

El clima del Parque Tayrona es tropical húmedo y aunque su temperatura oscila entre los 25°C y 38°C, te recomendamos llevar un impermeable liviano, repelente, zapatos de buen agarre y tu traje de baño.

Además de poder bañarte y gozar de sus espléndidas playas, en el Parque Tayrona podrás hacer careteo y buceo en la Playa Piscina, avistamiento de aves y animales; como el mono aullador, jaguares, delfines, entre otros. Visitar la zona arqueológica del Pueblo Indígena Chairama y el museo con el mismo nombre que se ubica en el sector de Cañaveral del Parque Tayrona. No hay hoteles para no quebrar el equilibrio ecológico. Pero sí, amplias zonas de camping en donde exigen un extremo cuidado de la naturaleza.

Encontrar lugar dónde comer en el Parque Tayrona, no te resultará difícil puesto que en todas las zonas de hospedaje hay restaurantes con un amplio menú que te ofrece los platos típicos de la ciudad. También en las playas donde es permitido bañarse hay puestos que venden jugos, cervezas, agua y algunos de los pasabocas más típicos de la ciudad, como la arepa de huevo. 

No olvides llevar snacks y cosas ligeras, como sándwiches, atunes, enlatados, para merendar entre comidas. A la hora de almorzar no escatimes y disfruta de un plato típico del caribe en uno de los restaurantes que se encuentran en la zona (hay opciones desde $15.000 COP), así vas a estar bien alimentado y con mucha energía para continuar con la aventura.

Palomino

Palomino está de moda, este destino paradisiaco que se encuentra entre Santa Marta y Riohacha, ofrece a sus visitantes playas con arena blanca, abundante vegetación, cálido ambiente, selva exótica y aguas azules perfectas para aprender a surfear convirtiéndose en pueblo perfecto para una temporada de descanso y relajación natural y armoniosa.

Se encuentra a dos metros sobre el nivel del mar, tiene un clima tropical húmedo, y aunque su temperatura promedio es de 28 ºC, además de unos zapatos con buen agarre y traje de baño, deberías llevar un impermeable liviano. A Palomino lo baña el río que lleva su mismo nombre y el río San Salvador, en el primero puedes hacer tubing y desde allí mismo se logra divisar la montaña más alta a nivel del mar.

Otra de las razones por las que debes visitar Palomino es para conocer a las comunidades indígenas de Seydukwa. Para ello, se debe realizar una caminata bajo la guía de un indígena Arhuaco. Una vez allí, podrás conocer las tradiciones e historias del legendario pueblo indígena. Igualmente, este viaje viene acompañado de una visita a las murallas de piedra, donde conocerás aspectos relacionados con su construcción y su valor ancestral.

Los tesoros arqueológicos con los que cuenta Tayronaka, un centro dedicado al turismo ecológico y cultural. Ubicado a 20 minutos en bus desde Palomino, este lugar ofrece a sus visitantes un viaje en el tiempo para conocer los secretos del pueblo tayrona.

En Tayronaka existe un pequeño museo en el que se encuentran objetos de barro, instrumentos musicales y herramientas con las que realizaban sus rituales. Asimismo, otro de los planes que se puede realizar dentro de esta reserva, es salir a explorar. Acá, encontrarás caminos en piedra que te llevarán hasta las terrazas donde los indígenas construían sus viviendas. Se dice que esta zona fue habitada por varias tribus indígenas, entre ellos los tayrona. Por lo tanto, se le considera un territorio sagrado.

La forma más fácil y barata para llegar a Palomino, es desde Santa Marta. Si estás en esta ciudad, solo debes acercarte al Mercado Público y tomar un bus de los verdes. Son los mismos que van hasta el Parque Nacional Natural Tayrona, de hecho, para llegar a allí tienes que pasar por este pueblo.

Es importante pedirle al conductor que te deje en la estación de gasolina de Palomino, desde este punto se divisan varios avisos indicando la ruta para llegar a las playas y sitios de hospedaje. Puedes ir caminando (15 minutos aproximadamente) o tomar una moto desde la carretera que te llevará hasta las playas o el lugar de hospedaje.

Hacer tubing por el río Palomino es sinónimo de diversión y tranquilidad, y sí, son dos emociones muy diferentes, pero esto pasa porque el plan consiste en subirte en un neumático y dejarte llevar por la corriente del río a través de la selva hasta desembocar en el Mar Caribe.

Si no sabes surfear, pero quieres intentarlo, definitivamente Palomino es el lugar ideal para tomar tus primeras clases. El oleaje de Palomino por lo general es calmado, pero ten en cuenta que este se puede ver afectado por el clima, así que, si te animas a domar tus primeras olas, siempre deberás estar acompañado de un experto y consultar cuales son las zonas más seguras para hacerlo.

El alojamiento en Palomino está creciendo de manera muy acelerada, así que encontramos distintas opciones para todos los presupuestos, camping, habitaciones privadas o compartidas. Nos parece el sitio perfecto para acampar y que mejor que hacerlo frente al mar, recomendamos un sitio llamado La Casa de Rosa, el costo del espacio para poner la carpa es de $12.000 COP por persona y por noche. También, se encuentran, Faro Hostel Palomino, Casa del Pavo Boutique Hostel, Tiki Hut Hostel, Casa Chapolin y Makao.

La mayoría de hospedajes ofrecen el servicio de alimentación. Si quieres probar la comida típica de la región te recomendamos las arepas de huevo, carimañolas, bollo limpio y pescado con patacón, arroz de coco y ensalada.

Ahora que sabes todo sobre Palomino, recuerda que tú eres un agente de cambio y que con tu comportamiento puedes aportar al desarrollo de las comunidades que visitas. Siempre respeta las fuentes de agua y asegúrate de regresar contigo la basura que produjo tu visita, incluso residuos orgánicos como cáscaras o restos de comida, ya que estos pueden generar plagas y enfermedades en la flora y fauna silvestre.

Minca

Es un pequeño pueblo lleno de aventuras especiales ubicado a 15 Km de Santa Marta, en la parte baja de la Sierra Nevada, este cuenta con alrededor de unos 600 habitantes. Es el destino más recomendado para los amantes de la naturaleza, el descanso, la tranquilidad y largas caminatas, además te impresionaras como a medida que avanzas en la travesía de conocer este asombroso lugar la temperatura varía desde la calidez de la ciudad hasta un clima templado y fresco, sintiendo como el aire fresco y puro invade tus pulmones.

Minca es un lugar maravilloso para realizar diversas actividades eco turísticas desde lo extremo y aventurero hasta la simplicidad de una taza de café con un rico pan de chocolate francés que es una delicia gastronómica imperdible cuando visitas este lugar, sus entornos naturales como ríos, cascadas, pozos, permiten realizar deportes como trekking, senderismo, torrentismo, ciclotorrentismo y más, si la adrenalina y diversión es tu parte favorita a la hora de viajar.

Por otra parte, si prefieres planes más serenos y relajantes puedes entretenerte con el avistamiento de aves, descubrir las zonas cafeteras y todo su proceso productivo, acampar mientras el atardecer cae desde la cima de los Pinos pudiendo observar Santa Marta y Ciénaga y en el Cerro Kennedy los hermosos nevados de la Sierra Nevada, también puedes hospedarte en alguno de los hostales con sus encantadoras vistas como Casa Elemento y su emblemática malla panorámica.

Para llegar a Minca puedes tomar un bus urbano que cuesta $2.000 COP hasta el mercado público de la ciudad, donde sale el transporte directo a Minca, que tiene un valor aproximado de $8.000 COP por persona, este recorrido toma unos 50 minutos. Pero además puedes solicitar un servicio de taxi que cuesta alrededor de $60.000 COP o pagar un tour con los operadores de turismo certificado.

Además puedes visitar Pozo Azul, uno de los atractivos más concurridos de Minca, está conformado por un conjunto de pozas y cascadas. Se encuentra a 40 minutos caminando desde el pueblo y el ingreso tiene un costo de $3.000 COP por persona.

Podrás disfrutar de Cascada Marinka, otro lugar imperdible de Minca, el recorrido dura 1hr aproximadamente caminando desde el pueblo y el ingreso tiene un costo de $5.000 COP por persona o refrescarte en “Las Piedras”, un lugar que se encuentra a la entrada del pueblo, allí hay un arroyo que baja de la cascada y se encuentra con el río Minca. 

No olvides que el agua que baja es de la Sierra y por lo tanto es helada. Lleva repelente para los mosquitos; prendas para abrigarse por las noches, porque puede hacer mucho frío y suficiente dinero en efectivo, ya que no hay servicio de cajeros electrónicos y son escasos los lugares que aceptan pagos con tarjetas.Minca, un destino imperdible, una opción diferente para aquellos que quieren sentir el Caribe colombiano de otra manera, buscan reencontrarse con la naturaleza y disfrutar del contraste de colores que el bosque tiene dentro de su implacable densidad.

Ciudad Perdida

CULTIVA TU ESPÍRITU NATURAL CON ANCESTRALIDAD

La Ciudad Perdida de la Sierra Nevada de Santa Marta, es un santuario de la naturaleza único en el mundo, nace en el mar Caribe y se corona en la nieve a 5.775 metros de altura; son cuatro comunidades indígenas Tayrona que habitan en este maravilloso lugar totalmente diferentes en su construcción cultural, tradicional y dialecto siendo los Kankuamo, Kogui, Wiwa y Arhuaco.

Fue declarada como reserva de la biosfera desde 1979 por la UNESCO, este increíble lugar es rodeado por ríos cristalinos de aguas frescas y poderosas, miles de especies habitan dentro de las estribaciones de la Sierra Nevada, entre esas aves endémicas únicas de nuestra región; además, de un complejo sistema de construcciones, caminos empedrados, escaleras y muros intercomunicados por una serie de terrazas y plataformas sobre las cuales se construyeron los centros ceremoniales, casas y sitios de almacenamiento de víveres.

Las comunidades no cuentan con hoteles, ni internet y la energía eléctrica es escasa, incluso a veces no hay. Ciudad perdida es el lugar ideal en el que te sentirás la armonía natural del corazón de Colombia como es considerado y un espacio para reconectar contigo mismo y tus pensamientos sin el estropicio del diario vivir de la ciudad.Con ellos podrás conocer el gran significado cultural que se alberga en este lugar, las tradiciones, costumbres e historias de sus ancestros te dejarán maravillado.

Para visitar este paisajístico lugar deberás dirigirte al punto de partida de esta cuna de tesoros naturales y culturales tomar la carretera Troncal del Caribe desde Santa Marta, vía Riohacha. Posteriormente seguirá un viaje por carretera de 3 horas a un pequeño pueblo llamado El Mamey. Después de todo este trayecto inicia el verdadero recorrido, es toda una aventura en la que te sumerges en la montaña, pasarás trayectos que te pondrán a prueba y para los cuales es recomendable tener un buen estado físico, pues durante tu visita a esta ciudad inmersa en la montaña, deberás caminar entre cuatro y seis horas al día en la agreste selva.

Ven, recorre sus caminos de piedra hacia las terrazas circulares que caracterizan su arquitectura Tayrona, atrévete a practicar su trekking, conecta con la naturaleza y aprende de la cultura e historia de las comunidades, considerado este lugar uno de las siete mejores del mundo. Conoce esta ciudad de piedra que brota como un milagro en medio de la selva.